fotoFSIE Región de Murcia rechaza las manifestaciones realizadas por los componentes de la Plataforma por la Escuela Pública contra la nueva orden de conciertos educativos.

La Plataforma por la Escuela Pública, Marea Verde de Murcia, sindicatos como UGT y COO y los partidos políticos IU y Podemos vuelven a politizar la educación, una vez más. En FSIE Región de Murcia, sindicato mayoritario de la enseñanza privada concertada, con un 86% de representación, decimos ¡basta ya! Dejemos de jugar con el empleo de miles de docentes y personal de administración y servicios. Dejemos de politizar el futuro de nuestra Región. Dejemos de manipular la verdad. Dignidad y respeto a los miles de profesionales de la Enseñanza que con su trabajo logran hacer una sociedad más libre, más justa y plural.

Actualmente, la sociedad nos ha brindado la oportunidad de trabajar por un gran Pacto Educativo y Social por la Enseñanza en la Región de Murcia. Pacto, que de conseguirse, daría estabilidad y riqueza a nuestra red de centros educativos, ya sean de titularidad pública o privada.

FSIE Región de Murcia también quiere una red de centros pública bien gestionada y de calidad. Al igual que lo defiende para la privada. Faltaría más. Pero los problemas de la pública no se resuelven atacando a la concertada. La enseñanza concertada no es el problema, la enseñanza concertada es la garantía para que las familias puedan ejercer su derecho a elegir el tipo de educación que quiere inculcar a sus hijos.

Marea Verde de Murcia, en su discurso miente cuando dice que somos subsidiarios de la pública, que somos un parche de la pública, que solo servimos para llegar allí donde la pública no está presente. No es cierto y lo saben. Nunca nombran ninguna ley que justifique su postura porque no existe. En cambio, nosotros sí que podemos decir y justificar que la enseñanza concertada y la pública conforman una red de centros complementarios que garantizan la libertad de las familias a elegir el modelo educativo que más se ajuste a sus convicciones y creencias. Lo garantiza la Constitución Española en su artículo 27, lo regula la LODE, LOE y LOMCE. Y en el ámbito internacional, también lo garantiza el artículo 26.3. de la Declaración Universal de Derechos Humanos y el artículo 13.3 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, entre otros tratados internacionales más. Por cierto, recientemente, la Sala Tercera del Tribunal Supremo, dictaminó que la Enseñanza Privada Concertada no es subsidiaria de la Pública (sentencia número 1180/2016). Además, en dicha sentencia, se puede leer que “no resulta de aplicación el principio de subsidiaridad en relación con la enseñanza concertada(…). Esa afirmación no puede compartirse porque es contraria a la letra y al espíritu de la Constitución y de la Ley Orgánica del Derecho a la Educación.” No somos subsidiarios, somos complementarios. ¿Quién más necesitamos que lo diga?

La Marea Verde ha hecho pública la convocatoria de una concentración en Murcia para rechazar el proyecto de Orden de conciertos educativos propuestos por la Consejería de Educación. ¿Por qué temen tanto a la pluralidad? ¿Por qué quieren imponer un pensamiento único? ¿Si educamos para lograr vivir en una sociedad libre, tolerante y plural, por qué no dejamos que las familias puedan elegir en libertad?

Manifiestan que la nueva orden de conciertos “supondrá un grave quebranto para los centros públicos y sus plantillas”. No es cierto. La libertad nunca ha sido un problema, sino la solución. Hablan de la pérdida de miles de puestos de trabajo en la pública como si se fueran a despedir funcionarios. Pues no, eso solo pasa en la privada, no en la pública, como bien saben. Si un centro privado concertado no tiene demanda social, cierra y sus trabajadores se van al paro. Y eso hay que decirlo alto y claro, porque están jugando con el sueldo de muchas familias de la privada concertada y no es justo.

En FSIE Región de Murcia, queremos dejar claro que el dinero público dedicado a la educación no es de los centros públicos, es de las familias que hacen uso de la red de centros públicos y concertados de la Región de Murcia. Los impuestos los pagamos todos para garantizar nuestros servicios y derechos individuales y colectivos. Y uno de esos derechos es la libertad de enseñanza y por tanto, el derecho a elegir el modelo educativo que más nos agrade. La enseñanza concertada no le quita nada a la pública, la Administración tiene el deber y la obligación legal de garantizar ambos modelos educativos.

Por último, añadir que un puesto escolar en la privada cuesta el 50% menos que en la pública, lo confirman el Ministerio de Educación, el Tribunal de Cuentas y el Defensor del Pueblo. Y además, la carga lectiva de los docentes de la privada es claramente superior a la de la pública. Por no hablar de los salarios del Personal de Administración y Servicios de la Privada.  Pero de eso, no oímos hablar nada a esta Plataforma tan preocupada por la Educación en Murcia. Solo venden humo para no asumir que los problemas que tiene la pública no se resuelven atacando la privada. Atacar es lo fácil, pero no es la solución. Nosotros no queremos enfrentamientos con la pública, queremos participar en la solución. Y por eso, proponemos que se trabaje en una gestión eficiente de los recursos públicos en los centros de titularidad pública, desterrar la politización de la educación con ataques continuos a la libertad de enseñanza y centrarse en la calidad de nuestro sistema educativo, defendiendo las mejoras laborales de nuestros docentes y no docentes y la libertad de elección de las familias. ¿Seremos capaces de conseguirlo?

Spanish Basque Catalan English Galician