fotoAnte la celebración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, hoy 25 de noviembre según la fecha establecida por la ONU, la Federación de Sindicatos Independientes de Enseñanza (FSIE), reivindica la importancia de la educación en la estrategia para combatir todo tipo de violencia en las aulas, y en especial la de género. Asimismo, FSIE destaca el rol de los docentes en el fomento de los valores, la convivencia y el fortalecimiento de prácticas preventivas.


Tenemos que conseguir que el colegio sea un lugar seguro para niñ@s y adolescentes ya que es el espacio donde socializan y se forman como personas” ha señalado el secretario general de FSIE, Jesús Pueyo.

Para combatir la violencia de género es indispensable, a juicio de FSIE primar la educación como herramienta clave ya que posibilita educar en igualdad y desarrollar una conciencia social basada en la erradicación de la violencia en sus distintas formas y evita también que se reproduzcan los estereotipos de género.

La exposición a situaciones de violencia de género, tanto en el entorno familiar como en el escolar y social, tiene como consecuencia el incremento del absentismo escolar, los malos resultados académicos, la deserción escolar, la baja autoestima o la depresión.

Las ultimas estadísticas del INE sobre Prevención de la Violencia de Género en la Adolescencia (2010) avalaban el incremento casos de violencia de género en centros educativos (colegios y universidades) entre los más jóvenes. Los propios maestros y profesores constatan, a falta de datos más recientes, un incremento de la violencia en las aulas en general debido a múltiples casuísticas, entre otras las vivencias de los propios escolares en las familias de origen.

Para interrumpir el ciclo de la violencia, es preciso garantizar la permanencia de las medidas educativas destinadas a prevenir la violencia de género y extenderlas a todos los niveles educativos. Para lo cual conviene insertar su tratamiento a lo largo del desarrollo educativo del alumnado proporcionando al profesorado los medios necesarios para llevarlas a cabo de forma sistemática y eficaz”, afirma Pueyo.

En este sentido FSIE se une al llamamiento de la UNESCO y la UNGEO que propugnan lo siguiente:

  • Integración, por parte de los gobiernos nacionales, de mecanismos de rendición de cuentas, protección y prevención en materia de violencia de género relacionada con la escuela en las políticas y planes de acción nacionales.
  • Mayor investigación y seguimiento de la violencia de género relacionada con la escuela a fin de entender plenamente su prevalencia, sus efectos en la educación de los niños y los factores de riesgo en distintos países y contextos.
  • Labor mancomunada de docentes, personal sanitario, policía, comunidades locales, líderes religiosos y organizaciones de la sociedad civil, en los planos local y nacional, para llevar a cabo programas que combatan de manera eficaz la violencia de género relacionada con la escuela.
  • Reconocimiento claro en el objetivo sobre educación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de que atajar la violencia de género relacionada con la escuela constituye un elemento fundamental para el logro de la igualdad en la educación.